Los efectos de la guerra contra las drogas en Colombia

Colombia, uno de los principales productores de cocaína del mundo, ha sido durante mucho tiempo un socio clave en la fallida guerra contra las drogas de Washington. Algo que estaría por cambiar por su nuevo presidente, pero especialmente por los resultados vistos.

Comparte esta nota ->

Colombia, uno de los principales productores de cocaína del mundo, ha sido durante mucho tiempo un socio clave en la fallida guerra contra las drogas de Washington. Pero Gustavo Petro, el nuevo presidente colombiano, ha cumplido su promesa de campaña de llevar a su país en una dirección diferente. El mes pasado dijo que pondría fin a la erradicación forzosa de la coca y que apoyaría la legislación para despenalizar y regular la venta de cocaína, en un esfuerzo por socavar los mercados ilícitos y el afán de lucro que los impulsa.

Aquí, en casa, el gobierno de Biden también ha señalado un cambio importante. En abril, el Dr. Rahul Gupta, director de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas, presentó una nueva estrategia que dirige los recursos federales a los servicios de reducción de daños. El objetivo es prevenir las muertes por sobredosis de opiáceos aumentando el acceso al tratamiento médico y a los programas de recuperación de adicciones, y promoviendo alternativas al encarcelamiento por delitos menores relacionados con las drogas.

Esta nueva estrategia reconoce que la forma en que hemos abordado el problema de las drogas aquí en casa no ha funcionado. Pero los esfuerzos internacionales de control de drogas liderados por Estados Unidos también han sido un asombroso fracaso, contribuyendo a la violencia, la degradación y el desplazamiento en lugares como Colombia, que exporta en gran medida cocaína. También ha impulsado el avance de los opioides sintéticos, como el fentanilo, lo que ha provocado muertes por sobredosis en nuestro país. Las nuevas políticas nacionales con visión de futuro de la administración Biden son un paso en la dirección correcta, pero el presidente debe ir más allá y poner fin a la guerra global contra las drogas.

En la década de 1980, Estados Unidos empezó a colaborar estrechamente con la Policía Nacional de Colombia para reducir la producción y el tráfico de drogas ilegales, entre otras cosas erradicando los campos de coca e interceptando a los contrabandistas. Más tarde, en 1999, el presidente Bill Clinton firmó el Plan Colombia cuando la violencia y el narcotráfico se intensificaron y la preocupación por la influencia de la guerrilla aumentó. El plan pretendía, entre otras cosas, estabilizar la nación y socavar la producción de drogas. Pero la represión militarizada no logró acabar con la producción de cocaína.

El proceso de paz de 2016 puso fin al conflicto armado después de más de 50 años. Pero en los últimos dos años, las fuerzas de izquierda -incluidas las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, y el Ejército de Liberación Nacional, o ELN- han resurgido para exigir el poder y el control político. Los opositores conservadores, sus organizaciones paramilitares de derecha y las fuerzas gubernamentales han respondido con fuerza. Los cárteles de la droga, muchos de ellos alineados con ambos bandos, continúan con su reino del terror. En medio, muchos colombianos se encuentran de nuevo atrapados en un ciclo de violencia.

Pero Estados Unidos también ha desempeñado un papel importante en este conflicto, al proporcionar el equipo militar que ahora utilizan las fuerzas de seguridad para sofocar por la fuerza la disidencia. A partir de la Ley de Préstamo y Arriendo durante la Segunda Guerra Mundial, la estrategia militar estadounidense se centró en proporcionar ayuda a los regímenes anticomunistas de todo el mundo. Durante la década de 1990, esa política se combinó con los esfuerzos por detener el flujo de cocaína y heroína hacia Estados Unidos, lo que acabó por militarizar las fuerzas de seguridad de los países latinoamericanos. Las consecuencias de esta estrategia se manifiestan ahora plenamente en las calles de Colombia, y las sufren los colombianos.

Desde antes de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos desarrolló una estrategia para armar a sus aliados y convertirse en lo que el presidente Franklin D. Roosevelt llamó el “arsenal de la democracia”. Esto continuó en la Guerra Fría, ya que la lucha contra el comunismo condujo a un continuo apoyo militar a los aliados, incluidos los totalitarios.

Diferentes gobiernos detrás

La tendencia se intensificó a finales de la década de 1990 con la puesta en marcha del Plan Colombia. El presidente Andrés Pastrana propuso en 1999 un “Plan Marshall” para Colombia con el fin de detener la producción de coca y opio mediante la mejora de los campesinos que dependen de estos cultivos. La administración Clinton aprobó el concepto, con la esperanza de equilibrar las operaciones de seguridad y lucha contra el narcotráfico con el desarrollo social y económico. La continua guerra civil y el floreciente tráfico de drogas empujaron a Estados Unidos a aumentar su interés en el país, a pesar de la ausencia de imperativos de la Guerra Fría.

President Barack Obama talks with with former Presidents George H.W. Bush, Jimmy Carter, Bill Clinton, George W. Bush, and former First Lady Barbara Bush at the opening of the George W. Bush Presidential Library and Museum in Dallas, Tex., April 25, 2013. First Lady Michelle Obama talks with an unidentified person in the background. (Official White House Photo by Pete Souza)

Sin embargo, desde el principio la mayor parte de la ayuda se destinó a las fuerzas de seguridad: más del 75% de los casi 2.000 millones de dólares del primer año. Pronto, los asesores militares estadounidenses llegaron al país, incluyendo 500 en el año 2000, siguiendo un patrón de muchos años de confiar en las soluciones militares en lugar de las infinitamente más complejas económicas y sociales.

El gobierno de George W. Bush amplió el esfuerzo inicial, centrándose en la erradicación de cultivos y en la contrainsurgencia contra las FARC y el ELN. Estos grupos de orientación marxista habían operado desde la década de 1960 y llevaban tiempo intentando derrocar al gobierno y seguir el ejemplo de Cuba. Pero los atentados del 11 de septiembre cambiaron la perspectiva de Estados Unidos, y la administración Bush vinculó cada vez más la batalla contra las FARC y el ELN a la guerra global contra el terrorismo. Al mismo tiempo, los responsables políticos estadounidenses ampliaron sus esfuerzos para luchar contra los cárteles de la droga, justificando muchas acciones como una continuación de la guerra contra las drogas. En 2003, se calcula que 5.000 soldados y contratistas estadounidenses trabajaban desde la embajada de Estados Unidos en Bogotá, una fuerza mucho mayor que en cualquier otro lugar fuera de Irak y Afganistán.

El Plan Colombia también se ha cobrado un asombroso número de víctimas. La Comisión de la Verdad creada en 2016 en el marco del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia concluyó recientemente que la guerra contra el narcotráfico dejó más de nueve millones de víctimas, en su gran mayoría civiles. Más de 450.000 personas murieron, 121.768 desaparecieron, miles fueron secuestradas, violadas o torturadas y millones fueron desplazadas. El panel pidió a Colombia y a Estados Unidos que avancen hacia la regulación legal de las drogas.

Mientras tanto, la crisis de las sobredosis de drogas en Estados Unidos causó la muerte de más de 107.000 personas sólo el año pasado, una aceleración significativa de una tendencia mortal que se ha cobrado casi un millón de vidas en las últimas dos décadas. El Dr. Gupta -el primer médico que ocupa el cargo de zar antidroga- conoce el impacto de esta crisis de primera mano, ya que ha sido comisionado de salud en Virginia Occidental, el estado con la mayor tasa de mortalidad por sobredosis.

Aunque un lugar como Virginia Occidental pueda parecer alejado de las selvas de Colombia o las montañas de México, están conectados por la política de control de drogas de Estados Unidos. Las medidas de prohibición en el extranjero no sólo han fracasado a la hora de detener el flujo de drogas, sino que también han sido un motor clave de las innovaciones mortales en el suministro de drogas aquí en casa.

Aunque la erradicación forzosa puede disminuir la oferta de cultivos de drogas en un lugar determinado, los estudios han demostrado que estas reducciones son siempre temporales. De hecho, los expertos reconocen desde hace tiempo que las medidas enérgicas en un lugar simplemente crean un “efecto globo” en el que la producción y el tráfico se trasladan a otro lugar. Los cultivadores trasladan la producción a lugares menos vigilados, y los traficantes se trasladan a nuevos territorios, como hemos visto en el desplazamiento en los últimos años de Colombia a México y Centroamérica.

Además, perseguir a los capos de alto perfil no hace más que dividir a las organizaciones de narcotraficantes en nuevas facciones, aumentando la competencia y la violencia en los países de origen. Como resultado, los traficantes se ven obligados a desplazarse a zonas cada vez más remotas y a menudo ecológicamente frágiles, con efectos medioambientales devastadores que contribuyen al desplazamiento.

Así, el Plan Colombia revela el vínculo entre la violencia y la política exterior de Estados Unidos. Las fuerzas de seguridad colombianas, fuertemente armadas y a menudo violentas en las calles este año, han hecho evidente que los efectos a largo plazo de armarlas siguen siendo una gran amenaza para la estabilidad del país. Pero, como suele ocurrir, los beneficios a corto plazo pesan más que la idea de considerar los efectos a largo plazo en la política militar y exterior de Estados Unidos.

Otras noticias

LMJ va por el apruebo ¿Qué creían?

Somos fumetas y buscamos mayor democracia, entendimiento y prosperidad. Es evidente que el proceso constituyente y su resultado nos entregan esos valores laicos, en un texto sólido y que ofrece una excelente ruta hacia el futuro. Aprobamos.

¿Cómo armar un caño perfecto? Cinco tips para tomar confianza con tus dedos

Es algo básica para todo fumeta, pero alcanzar la maestranza necesaria para enrolar un buen caño puede ser complejo para algunos. Aquí te damos algunos consejos que puedes seguir para armar tu porro perfecto.

Algunas formas de consumir cannabis cuando se está enfermo, para el bienestar y la diversión

Una de las preguntas que más tienen los fumetas que no paran de chimenear es cómo seguir en esa senda cuando te resfrías. La combustión, sin duda alguna, no ayuda a que tu garganta se sienta mejor, pero hay fórmulas para mejorar eso. De hecho, hay cannabinoide que te pueden hacer sentir mejor.

Los beneficios del Crumble y cómo consumirlo

Shatter, cera, crumble y budder: el BHO (aceite proveniente del cogollo, por sus siglas en inglés) recibe muchos nombres y adopta muchas formas. Pero si hay algo claro es que ha cambiado para siempre la forma en que usamos el cannabis.

Este es el mejor contenido sobre marihuana disponible en Netflix

Nos fumamos un blunt y terminamos categorizando documentales, comedios, peliculones y no tantos sobre marihuana en Netflix, HBO, Paramount, Star+ y Amazon.

Diputado Sáez reconoce consumo de marihuana y la ultra derecha se espanta

No sabemos si es por su virginidad mental o simplemente le gusta alegar por todo. El ex presidencial de la ultra derecha chilena, José Antonio Kast, fustigó a diputado de Revolución Democrática, Jaime Sáez, por reconocer su consumo de marihuana. Colegas de este último salieron a su defensa.
Publicidadspot_img