El abuso de la prisión preventiva y las verdaderas víctimas

Más de un tercio de la población penal en Chile está ahí por prisión preventiva. En los últimos 10 años aumentó considerablemente el número de personas sometidas a prisión preventiva y luego absueltas. Muchas de estas personas consumidores medicinales de cannabis, como Rosa Salazar, Sebastián Henríquez y Demetrio Jiménez. Hoy es Luis Quintanilla que ya cumplió un mes tras las rejas.

Comparte esta nota ->

El tráfico de drogas es una de las principales razones por los que los jueces decretan prisión preventiva en Chile, donde los tiempos pueden variar según cada circunstancia: Según un artículo de Vergara 240, en enero de 2022 habían 7.724 en encarcelamiento provisorio entre 0 a 6 meses, y 3.400 de 6 meses a 1 año. Asimismo, hay 2.575 casos de personas que llevan entre 1 a 2 años en prisión preventiva, y son 602 los reclusos y reclusas que llevan más de 2 años esperando la decisión final de un juez.

Es algo que se ha extendido a tal nivel que tiene hace 28 días preso a Luis Quintanilla, representante legal de Dispensario Nacional, uno de las asociaciones precursoras para el cultivo medicinal de cannabis en Chile y que alberga a más de 350 socios de diferentes edades y con múltiples enfermedades. Los jueces y los organismos persecutores no están haciendo una diferencia entre el traficante y este tipo de entidades.

“La DPP lo ha señalado de manera reiterada: existe un uso indiscriminado de la prisión preventiva, o un uso abusivo de la misma. Se suele usar bajo criterios más bien automáticos o fines preventivos generales”, aseguró el abogado y jefe de la Unidad de Derechos Humanos de la Defensoría Penal Pública (DPP), Tomás Pascual.

Situaciones como la de Quintanilla no son nuevas. Así, casos de organizaciones completamente reguladas, como Greenlife, o personas naturales como Rosa Salazar, Sebastián Henríquez, Eduardo Leiva y Demetrio Jiménez, que hacen uso del cannabis en forma medicinal y son perseguidos por la Ley 20.000, suceden constantemente.

El Estado chileno reconoce y legaliza el uso medicinal del cannabis, por medio del Decreto 84, el cual modifica los reglamentos 404 y 405 sobre Psicotrópicos y Estupefacientes en la Ley 20.000, que sanciona el tráfico ilícito de ciertas sustancias.

El documento que no existe

El caso de Quintanilla se pone peor al revisar las razones esgrimidas por el Ministerio Público para limitar su libertad. Se trata de una coartada extrema, que pide el incumplimiento de un permiso de cultivo y plantación que da el Servicio Agrícola Ganadero (SAG), sin embargo, este permiso es inexistente, ya que no se entrega ni para uso personal ni colectivo, e incluso desde el SAG han enviado un oficio a Fiscalía indicando esto.

Así lo asegura El Mostrador, citando un oficio del SAG al Ministerio público. En ese documento, la directora nacional del SAG, Andrea Collao, envió –el 6 de julio de este año– un oficio al Fiscal Nacional, Jorge Abbott, indicando que en “innumerables ocasiones” se ha requerido al servicio una autorización para “sembrar, plantar, cultivar y cosechar especies vegetales del género cannabis, para uso personal, próximo en el tiempo, pero especialmente para uso medicinal”. Puntualizando que “el SAG no otorga autorizaciones para uso personal y próximo en el tiempo, aun cuando se trate de fines terapéuticos o medicinales, por lo cual, creemos de la mayor importancia socializar esta situación, con el objeto de no generar expectativas en quienes se encuentran sometidos a proceso penal, por contravención a las normas establecidas en la Ley 20.000”.

Además, dentro del oficio se indica que “existe extendidamente la creencia” de que el organismo puede entregar un “certificado que habilitaría a las personas con indicación médica de uso de cannabis, para mantener plantas de esta naturaleza, en su residencia o similares, lo cual, por supuesto, no posee sustento jurídico”. “Entonces es básicamente un requerimiento que te impone la autoridad, pero que no existe”, afirma el abogado Hernán Bocaz a El Mostrador. De esta manera, la prisión preventiva “no solo es desproporcionada, sino que no está fundamentada”, agrega.

Otras noticias

LMJ va por el apruebo ¿Qué creían?

Somos fumetas y buscamos mayor democracia, entendimiento y prosperidad. Es evidente que el proceso constituyente y su resultado nos entregan esos valores laicos, en un texto sólido y que ofrece una excelente ruta hacia el futuro. Aprobamos.

¿Cómo armar un caño perfecto? Cinco tips para tomar confianza con tus dedos

Es algo básica para todo fumeta, pero alcanzar la maestranza necesaria para enrolar un buen caño puede ser complejo para algunos. Aquí te damos algunos consejos que puedes seguir para armar tu porro perfecto.

Algunas formas de consumir cannabis cuando se está enfermo, para el bienestar y la diversión

Una de las preguntas que más tienen los fumetas que no paran de chimenear es cómo seguir en esa senda cuando te resfrías. La combustión, sin duda alguna, no ayuda a que tu garganta se sienta mejor, pero hay fórmulas para mejorar eso. De hecho, hay cannabinoide que te pueden hacer sentir mejor.

Los beneficios del Crumble y cómo consumirlo

Shatter, cera, crumble y budder: el BHO (aceite proveniente del cogollo, por sus siglas en inglés) recibe muchos nombres y adopta muchas formas. Pero si hay algo claro es que ha cambiado para siempre la forma en que usamos el cannabis.

Este es el mejor contenido sobre marihuana disponible en Netflix

Nos fumamos un blunt y terminamos categorizando documentales, comedios, peliculones y no tantos sobre marihuana en Netflix, HBO, Paramount, Star+ y Amazon.

Diputado Sáez reconoce consumo de marihuana y la ultra derecha se espanta

No sabemos si es por su virginidad mental o simplemente le gusta alegar por todo. El ex presidencial de la ultra derecha chilena, José Antonio Kast, fustigó a diputado de Revolución Democrática, Jaime Sáez, por reconocer su consumo de marihuana. Colegas de este último salieron a su defensa.
Publicidadspot_img