¿Qué dicen los programas de los presidenciables en Chile sobre drogas?

La María Juana revisó los programas de todos los candidatos a la presidencia chilena, para revisar las acciones que prometen sobre drogas y su regulación.

Hace meses, cuando comenzaba la carrera presidencial con 13 candidatos, la regulación sobre el uso de la marihuana fue un tema transversal para todos y todas los competidores, siendo un tópico incluido en todos los debates. Hoy, ad portas a las elecciones presidenciales, La María Juana revisó las propuestas concretas de los ahora seis candidatos, de los cuales solo uno se perfila con una legislación más progresista, pero sin hacer mención directa a la sustancia con ninguno de sus nombres.

El programa del candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, propone una nueva “Ley de Drogas”, cuya finalidad es no criminalizar el “consumo personal”, así como los “actos preparatorios”. Además señala que se apostará por la diferenciación del tráfico de estupefacientes y el micro tráfico, lo anterior con “enfoque social y de género”. Por otro lado, en las 40 Medidas del Gobierno Patriótico y Popular, de Eduardo Artes, solo se hace mención, en el punto 37, a la intención de “avanzar hacia una sociedad libre de consumo de narcóticos”; a través de la creación de una cadena de centros de rehabilitación en todo el territorio nacional.

La ex presidenta del Senado, Yasna Provoste (DC), expone en Bases para la Unidad Programática de la Centro Izquierda, que se creará un “nuevo plan nacional de prevención del consumo abusivo de drogas” y la absorción del SENDA por parte del Ministerio de Salud, cuyo fin se traduce en generar una “política preventiva que reemplace a la política de la guerra a las drogas”. Mientras que Sebastián Sichel, candidato del pacto Chile Podemos Más, indica en su propuesta que en su eventual gobierno se pretende dar inicio a una “estrategia” para no penalizar el consumo, de tal forma que ello incite a la denuncia. También se buscará generar protección y rehabilitación de personas con problemas de adicción.

Desde la extrema derecha, el republicano José Antonio Kast, declara que combatirá “la droga y mafias de la política” dotando de mayores recursos a la policía marítima y de aduanas, a la vez de someter a todos los cargos de elección popular, “desde el presidente hasta cores”, a un test de drogas.

En el texto del candidato del PRO, Marco Enríquez-Ominami, al igual que en las 31 propuestas de Franco Parisi; se encuentran ausentes los temas relativos a la cannabis y otras drogas. De los seis aspirantes a la presidencia, ninguno menciona en su programa, en particular, a la cannabis y sus distintos usos. La elaboración de una Nueva Ley de Drogas centrada en la descriminalización con enfoque social y de género, propuesta por Boric, podría resultar la más progresista. A pesar de ello, quedan ausente iniciativas relativas a la investigación, farmacologización y la eventual regulación de la industria de la marihuana, como reza el Decreto Reglamentario de la Ley de Marihuana en Uruguay, desde 2014. Por el momento solo queda atestiguar lo que pasará con la Ley Rodrigo Barraza en el Senado hoy.

Publicidad