¿Cómo saber si la planta de marihuana es hembra o macho?

Para los productores es esencial diferenciar entre machos, hembras o hermafroditas de la marihuana. De ello puede valer el éxito del cultivo, tanto si estás planeando cruzar variedades o maximizar la cosecha.

La cannabis pertenece a una minoría de especies dioicas, que producen plantas masculinas y femeninas por separado. Curiosamente, solo el 7% de todas las angiospermas (especies de plantas con flor) poseen este rasgo singular e interesante.

Los cultivadores y criadores de cannabis aprovechan esta característica, ya que les permite separar las plantas masculinas y femeninas. Las primeras polinizan y generan plantas con producción de semillas de la planta. Sin embargo, si la planta no se fertiliza, genera un fruto más frondoso y de mayor calidad, conocidos como “sinsemilla”.

Las plantas de cannabis macho y hembra parecen idénticas durante la fase de plántula y la fase vegetativa. Pero, a medida que empiezan a florecer, comienzan a revelar su sexo. Durante la fase de floración, las hembras producen cogollos resinosos cargados de cannabinoides, mientras que los machos producen unos saquitos llenos de polen.

Las plantas de marihuana machos florecen ofreciéndonos unas campanitas agrupadas en panículas, que cuelgan hacia abajo y que acaban abriéndose y soltando el polen, mientras que las plantas hembras nos ofrecen unos cálices en forma de lágrima de donde salen dos pelitos, normalmente blancos llamados pistilos y que se agrupan formando lo que solemos llamar cogollos.

¿Cuál es hembra y cuál es macho?

Por lo general, la planta del cannabis empieza a florecer cuando se alarga el fotoperiodo nocturno (las noches se hacen largas), lo cual le sirve de señal para entrar en floración y marcar así claramente su sexualidad. En realidad las plantas llegan a su estado de maduración sexual pasadas entre seis y ocho semanas después de la germinación de las semillas, sin necesidad de ningun cambio en el fotoperiodo.

Cuando comienza la floración, observa tus plantas usando una lupa. Inspecciona algunos nudos de cada planta para ver en qué punto del proceso de floración están. En esta etapa aún no verás ninguna flor femenina o saquito de polen. Lo que debes buscar son las preflores jóvenes, ya sean machos o hembras. Aunque estas diminutas estructuras tienen un aspecto similar, presentan características únicas que permiten distinguirlas.

Las preflores masculinas son unas bolitas que parecen unos pequeños huevos verdes. Estos saquitos de polen son lisos y no tienen pelos o algún punto distintivo. A medida que avanza la fase de floración, estos sacos empezarán a formar grupos más grandes y densos. Llegado este punto, será fácil identificarlos a simple vista. Pero, generalmente, los sacos de polen comienzan a dispersar su contenido unas 2-3 semanas después de formarse. Así que procura sacarlos rápidamente de tu espacio de cultivo, salvo que quieras cruzar tus plantas.

Las preflores femeninas también se forman en los nudos. Pueden distinguirse por una característica visual obvia: los pelos. Las preflores femeninas producen unos cálices en forma de lágrima, con unos pelillos sobresaliendo de la punta. Estos pequeños pelos, conocidos como pistilos, son los órganos sexuales de las flores de cannabis femeninas.

Los pistilos están diseñados para capturar el polen, dando lugar a la fecundación de las flores. Estas estructuras sobresalen de las flores para capturar el polen del aire, o para entrar en contacto con los insectos cubiertos de polen.

¿Existe otro género?

Al igual que los amantes del cannabis, las propias plantas de marihuana no siempre siguen las reglas. A veces, esta especie dioica va a contracorriente y desarrolla órganos reproductivos masculinos y femeninos en una misma planta. Estos ejemplares se conocen como hermafroditas. Este rasgo inusual puede deberse a factores genéticos, factores ambientales, o ambos. Las plantas hermafroditas producen cogollos y sacos de polen, por lo que pueden autopolinizarse, fecundándose a sí mismas.

Obviamente, si quieres obtener los mejores cogollos posibles, te interesa evitar este fenómeno. Más abajo, analizaremos las causas del hermafroditismo y veremos cómo evitarlo.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.