Los gatos podrían tomar aceites de CBD para su salud

Un estudio publicado en Sage asegura que se le puede administrar CBD o THC a los gatos sin problemas. Eso sí, hay que tener ojo con la dosis.

El uso del cannabis con fines terapéuticos se está expandiendo en todo el mundo y cada vez surgen más opciones para aplicarlo a humanos, pero también a animales de compañía. Y si bien, todavía se están realizando estudios masivos, ya se publicó uno que muestra un camino libre para la cannabis y los animales.

Así lo asegura un grupo de investigadores ha decidido determinar la seguridad y tolerabilidad de dosis crecientes de aceites de cannabis administrados por vía oral. En el estudio se han analizado aceites con cannabidiol (CBD), tetrahidrocannabinol (THC) o tanto CBD como THC en gatos sanos.

Los autores dicen que este es el primer estudio felino que explora la seguridad y tolerabilidad del CBD y el THC, por separado y en combinación, en un entorno de investigación controlado, y confían en que los hallazgos den información a los veterinarios sobre el perfil de seguridad de los cannabinoides, tanto a la hora de considerar su potencial uso terapéutico, en el caso del CBD, o para reconocer los signos clínicos asociados con la exposición accidental a productos que contienen THC.

En este estudio ciego controlado con placebo, 20 gatos adultos sanos fueron asignados al azar a cinco grupos de tratamiento, con un total de 4 gatos por grupo. Dos de estos grupos fueron de placebo y recibieron aceites sin los componentes estudiados.

Los otros tres grupos sí que contenían aceites con cannabinoides tanto en aceite de girasol como en aceite de triglicéridos de cadena media. En los grupos se administraron por vía oral hasta 11 dosis crecientes de cada formulación mediante una jeringa a sujetos en ayunas, con al menos 3 días de separación de las dosis.

La seguridad y la tolerabilidad se determinaron a partir de observaciones clínicas, hemogramas completos y química clínica. También se evaluaron los cannabinoides plasmáticos (CBD, THC) y los metabolitos (7-COOH-CBD, 11-OH-THC).

Las dosis máximas utilizadas fueron de 30,5 mg/kg en el caso del CBD; 41,5 mg/kg en el THC y 13/8,4 mg por kilogramo en la mezcla de CBD y THC. La conclusión es que todas las dosis fueron seguras en todos los sujetos y todos los eventos adversos observados fueron leves, transitorios y se resolvieron sin intervención médica.

Respecto a los eventos adversos gastrointestinales, estos fueron más comunes con las formulaciones que contenían triglicéridos de cadena media, mientras que  los que afectaban a su estado, (letargo, hipotermia), los neurológicos (ataxia) y los oculares (protrusión de membrana nictitante) fueron más comunes con los aceites que contenían THC o TCH y CBD.

En general, no hubo cambios clínicamente significativos en el hemograma completo o la química clínica entre los grupos de tratamiento. En este sentido, los niveles plasmáticos más altos de los cannabinoides y sus metabolitos después de la administración del producto combinado de CBD/THC sugieren una interacción farmacocinética.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí