Reglas más claras y bajo costo: El Silicon Valley de la cannabis en Oklahoma

Tras tres años desde su legalización medicinal, Oklahoma ha avanzado fuertemente en su industria propia. Motivadores que han provocado problemas con sus Estados vecinos.

0

A lo largo y ancho de Oklahoma, un estado acérrimamente conservador de Estados Unidos, está creciendo un nuevo tipo de cultivo que se está apoderando de viejos gallineros, parques de remolques y campos donde solía pastar el ganado.

Al lado de una iglesia pentecostal en la pequeña ciudad de Keota, el olor de la marihuana flota en el aire del Dispensario G & C. Variedades con nombres como OG Kush y Maui Waui se venden a 3 dólares el gramo, una cuarta parte del precio en otros estados.

Al final de la calle, hay un cultivo de interior situado en una zona residencial cerca de casas móviles. Este es uno de los 40 que hay en esta ciudad de apenas 500 habitantes. “Puede parecer extraño, pero aquí es donde está la acción”, dice Logan Pederson, de 32 años, que se trasladó este año de Seattle a Oklahoma para gestionar la pequeña granja de una empresa llamada Cosmos Cultivation.

Desde que el Estado legalizó la marihuana medicinal hace tres años, Oklahoma se ha convertido en uno de los lugares más fáciles de Estados Unidos para abrir un negocio de hierba. El estado cuenta ahora con más tiendas de cannabis al por menor que Colorado, Oregón y Washington juntos, y en octubre pasado eclipsó a California como el Estado con el mayor número de granjas de cannabis con licencia, que ahora son más de 9.000. Todo esto con una población de sólo una décima parte de la de California.

No digamos que en Oklahoma sea un lugar que consuma poca hiebra, porque sí consumen bastante, pero las dudas están sobre si realmente es tanto como lo dicen las cifras de producción. Especialmente, porque el estado no ha legalizado el uso recreativo de la marihuana. En parte, este boom existe por las normas bastante laxas sobre quién puede obtener una tarjeta médica. Según cifras oficiales, alrededor del 10% de los casi cuatro millones de residentes de Oklahoma tienen una, la mayor cantidad de cualquier otro Estado.

Emprendimiento fácil

Impulsados por las bajas barreras de entrada y un enfoque bastante indiferente por parte de las autoridades estatales, los empresarios de la hierba han llegado a Oklahoma desde todo Estados Unidos. Empezar cuesta sólo 2.500 dólares, en comparación con los 100.000 dólares o más que cuesta Arkansas. Y Oklahoma, un estado que desde hace mucho tiempo tiene una postura de mano dura contra la delincuencia, no tiene límites en cuanto al número de dispensarios que pueden vender marihuana, el número de granjas de cannabis o incluso la cantidad que puede producir cada granja.

Este crecimiento ilimitado ha enfrentado a los ganaderos y agricultores tradicionales con esta nueva generación de cultivadores. Grupos que representan a ganaderos, agricultores, alguaciles y fumigadores se unieron recientemente para pedir una moratoria sobre las nuevas licencias. Entre los motivos citaron la subida de los precios de la tierra, las explotaciones ilícitas y las tensiones en el suministro de agua y electricidad en las zonas rurales. En algunas partes, las nuevas granjas de interior están utilizando cientos de miles de galones de agua.

Pero una moratoria no es probable, dijo Adria Berry, el director de la Autoridad de la Marihuana Médica de Oklahoma, que supervisa la industria que reportó casi 138 millones de dólares en ingresos por impuestos al por menor, estatales y locales este 2021 en la venta de cannabis.

La Sra. Berry, una de las primeras opositoras al cannabis medicinal, dice que el sector ha llegado para quedarse y que la ley estatal sobre la marihuana impide a su organismo limitar el número de nuevas licencias que aprueba. Sobre el terreno, eso significa que el número de negocios de cannabis de Oklahoma sigue aumentando.

El Sr. Pederson, llegado de Seattle, había servido en el ejército y estaba buscando una nueva carrera cuando se enteró a principios de este año del cultivo de cannabis en Oklahoma. A pesar de ser nuevo en la industria, se trasladó por su cuenta a Keota para supervisar la pequeña granja de cinco personas, que, según dijo, suministraba a los dispensarios del estado.

Los signos del crecimiento explosivo son difíciles de pasar por alto. Ahora hay ciudades con muchos más dispensarios que tiendas de alimentación. Y las explotaciones de cannabis superan en número a las de trigo y algodón. La industria también ha creado miles de puestos de trabajo en un estado que sigue siendo uno de los más pobres del país. Los partidarios de la industria también argumentan que el enfoque menos punitivo de la posesión de marihuana y otras drogas, junto con otras reformas de las sentencias, ha aliviado la presión sobre las prisiones del Estado.

Ed Keating, director de datos de Cannabiz Media, que sigue la evolución del sector del cannabis, comparó los costes de puesta en marcha en Oklahoma con los de Connecticut, un estado con una población similar. Allí, las licencias de cultivo suelen costar unos 50 millones de dólares y puede costar más de 10 millones de dólares comprar un dispensario.

Las grandes empresas de marihuana han optado por no participar -por ahora- en el boom de Oklahoma, añadió el Sr. Keating, optando en cambio por estados donde el acceso al mercado está restringido y es mucho más costoso. “Estos dispensarios familiares prestan un servicio igual que la tienda de licores local o el lavado de coches local”, dijo.

¿Apertura al mercado negro?

Pero a diferencia de los negocios locales, donde los clientes suelen ser residentes, los críticos afirman que los cultivadores de Oklahoma están produciendo mucha más marihuana de la que se puede vender en el estado y están alimentando los mercados ilícitos de todo el país.

Debido a los bajos costes de las licencias, la mano de obra y la tierra, los cultivadores pueden producir cannabis por tan sólo 100 dólares por 450 gramos de hierba, algo así como 85 mil pesos chilenos. Luego pueden dar la vuelta y venderla por entre 3.500 y 4.000 dólares en California o Nueva York, dijo Mark Woodward, un portavoz de la Oficina de Narcóticos de Oklahoma. “El margen de beneficios es astronómico si puedes trasladar tu operación a Oklahoma y salirte con la tuya”, dijo el Sr. Woodward sobre los cultivadores de Oklahoma que sirven a los mercados de otros lugares violando las leyes estatales y federales.

A pesar de que el mercado está saturado, cree que la industria del cannabis en el estado está todavía en sus inicios. Los activistas han comenzado a organizarse para conseguir un referéndum en la votación del próximo año que legalice el uso recreativo de la marihuana. Ello podría reforzar a los cultivadores del estado, que, según la Sra. Tischauser, podrían tratar de satisfacer la demanda de la vecina Texas, donde los legisladores se han resistido a la plena legalización del cannabis.

Para los críticos del enfoque de Oklahoma hacia la marihuana, eso sería un movimiento en la dirección equivocada.

Publicidad
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments