¿Qué tan grande sería la industria de la cannabis en Chile?

Recogiendo las cifras de sondeos realizados por Senda, BDS Analytics y Marijuana Bussiness Daily (MJBD), Fundación Eutopía materializó una investigación que se concentra en el consumo de marihuana entre los años 2010 y 2018, logrando una estimación de lo que generaría una industria formal en Chile.

El año 2018, la United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC) publicó un estudio cuyos resultados situaron a Chile como el tercer país del mundo con mayor consumo de marihuana. Por otro lado, la OEA estableció en Informe sobre el consumo de drogas en las Américas 2019, que los chilenos son los principales usuarios de la sustancia en América del Sur. Aunque la discusión sobre lo relativo a este tópico, al menos el último mes, se ha limitado a lo terapéutico. Lo cierto es que la problemática no se puede reducir a ello. Contemplando las cifras anteriores y la significativa alza en el empleo de la planta, cabe preguntarse cuánto dinero generaría su producción formal en Chile.

De acuerdo al examen Desarrollo de la Industria: Tamaño de Mercado, de Fundación Eutopía, la estimación promedio del monto transado entre los años 2010 y 2018 es de $181.677.240.170 (262.175.653 USD), número que contempla solo el uso bajo combustión. Tomando como ejemplo algunos estados de Estados Unidos, se aprecia que el mercado cannábico trasciende al uso ya mencionado y se diversifica en productos concentrados (aceites), comestibles y de cuidado personal, representando el 31%, 15% y 1,6% respectivamente, mientras que la utilización por combustión se traduce en un 52,4%. Si se consideran estos otros actores, el monto transado a ascendería a $829.739.692.768 (1.128.897.541 USD).

Otros hallazgos expuestos por el documento de Fundación Eutopía tiene que ver con el rango etario de los usuarios y sus predilecciones: el grupo más alto corresponde a personas entre los 19 a 30 años (41,19%), seguidas por el que abarca de los 31 a 40 años (34,20%); luego el de los 16 a 18 años (20%) y, finalmente, el universo que incluye a los de  41 a 65 años (19,55%). La similitud en las cifras que comprenden a la masa más joven y de mayor edad, reflejan que la criminalización y la “guerra contra las drogas” no han calado en los menores. Respecto a las preferencias, a pesar que el universo informal representa el 81,5%, la tendencia se inclina hacia el uso de plantas auto cultivadas, lo que se interpreta como la búsqueda de un mayor estándar de calidad.

De acuerdo a lo recogido, el documento de Eutopía revela que para el 2018 habían 892.657 consumidores activos, un 229% más que en el 2010. También sostiene que, si bien en Chile se puede realizar el auto cultivo con fines medicinales, sin ejercer tráfico o “atentar a la salud pública”, lo cierto es que el primer semestre de este año se produjeron 116% más de decomisos en comparación al mismo período del año anterior.

Desde Fundación Eutopía, Catalina Riquelme declara que “hay un componente muy conservador, de no querer aprender, no querer informarse”, pero también “mucha flojera”. Desde su perspectiva, cree que la clase política se quedó con la idea de “la guerra contra las drogas”, de un prohibicionismo que no funciona. “Este gobierno no se ha interesado mucho de este tema en particular porque la población consumidora no le interesa. Yo creo que les va a interesar cuando lo vean en términos económicos”, señaló.

Para el Estado de Chile este sigue siendo un tema que ocupa un lugar secundario en la agenda, algo que quedó plasmado el martes pasado en la Comisión de Salud del Senado, instancia en la que luego de tres años se votó la idea de legislar la Ley Cultivo Seguro, imponiéndose la postura en contra. El proyecto, que se limitaba a beneficiar a los consumidores con fines medicinales, fue desechado por argumentos relativos a la falta de información y opiniones de autoridades médicas y organismos como el COLMED, a pesar de contar con tiempo desde mayo del 2018 para las consultas y exposiciones pertinentes.

Publicidad