En Argentina prometen que la cannabis será un negocio de US$ 500 millones y dará 10 mil empleos

Según el ministro de Desarrollo Productivo argentino, Matías Kulfas, se trata de “una oportunidad enorme” que generará más de US$ 500 millones en negocios.

Fue en uno de sus principales mensajes presidenciales. Alberto Fernández, presidente de Argentina, apoyaba públicamente el desarrollo de una industria de la cannabis, regulando su consumo y producción. De eso han pasado cuatro meses y ya con la Ley ingresada algunos empiezan a sacar cuentas. Esta vez la voz es del Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, quien tiene una gran esperanza y apuesta por el mercado de la marihuana en el país trasandino:

“Desde el punto de vista productivo es una oportunidad enorme, creará un sector nuevo en la economía argentina y en un plazo no muy prolongado unos diez mil empleos nuevos, alrededor de 550 millones de dólares de negocios, ventas, a nivel local y externo”, afirmó Kulfas. En diálogo con radio Trend Topic, subrayó que dicha industria “es una cadena que incluye 200 tipos de variedad de productos e insumos desde la genética, la producción primaria, industrial y tecnológica”.

“Nos falta la ley que presentamos, que legalizará el cannabis para uso medicinal y el cáñamo para uso industrial y dará un punto inicial para un gran desarrollo productivo en todo el país”, afirmó. Tras mencionar avances de esa industria en provincias como La Rioja y Jujuy, Kulfas señaló que también “se pueden desarrollar proyectos en la provincia de Buenos Aires y en la Patagonia, lo que incentivará emprendimientos pequeños y medianos” y dijo que “mejorará el acceso a la salud de un producto medicinal terapéutico reconocido”.

Después de años de prohibición global y total, Argentina se unió al selecto grupo de países que han decidido buscar un camino alternativo a la criminalización de la marihuana. La novedad más importante que contiene esta nueva reglamentación es, indudablemente, la mejora del artículo 8 de la ley, que incluye la autorización del cultivo personal y en red para los usuarios, investigadores y pacientes que se registren en el Programa nacional de Cannabis (REPROCANN).

Uno de los párrafos más sobresalientes de los considerandos del decreto en este sentido remarca, respecto de las limitaciones de la ley votada durante el macrismo: “Estas restricciones reglamentarias configuraron barreras al acceso oportuno del Cannabis por parte de la población y como respuesta a ello, un núcleo significativo de usuarias y usuarios han decidido satisfacer su propia demanda de aceite de Cannabis a través de las prácticas de autocultivo, y con el tiempo se fueron organizando redes y crearon organizaciones civiles que actualmente gozan no solo de reconocimiento jurídico sino también de legitimación social”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.