Hasta el ala más conservadora gringa apoya la cannabis

Los republicanos se están relajando con la hierba legal. Y sí, en parte se puede ver en el avance de la regulación en lugares conocidos por su conservadurismo.

La democracia americana funciona de formas extrañas. Por ejemplo, un cuerpo legislativo entero puede aprobar abrumadoramente un proyecto de ley histórico (o sólo un proyecto de ley normal), y no tendrá la oportunidad de convertirse en ley. Tal es el caso de la Ley de Reinversión y Eliminación de la Marihuana (MORE), que fue aprobada en la Cámara 228-164 el viernes pasado. El proyecto de ley descriminalizaría federalmente el cannabis, eliminándolo de la lista de sustancias controladas del gobierno. En cualquier caso, uno pensaría que la Ley MORE sería una legislación ganadora, considerando que el 68 por ciento de los adultos de EE.UU. creen que la hierba debería ser legal. Pero el proyecto de ley está condenado a morir en el Senado controlado por los republicanos, así que, por desgracia, si quieres drogarte legalmente, tendrás que viajar a uno de los 15 estados donde la marihuana recreativa es legal.

Los republicanos de hoy en día no tienen las mismas actitudes negativas hacia las drogas que sus homólogos de la era Bush, así que es un poco misterioso que incluso en la Cámara de Representantes, unos míseros cinco republicanos votaron a favor de la Ley MORE. Los republicanos incluyeron a dos representantes de Florida: el prometedor Matt Gaetz y Brian Mast. Los otros votos a favor fueron los del veterano representante pro-cannabis Don Young de Alaska, quien tiene una actitud notablemente fría sobre las drogas considerando que tiene 87 años; Denver Riggleman III (sí, ese es su verdadero nombre) de Virginia; y Tom McClintock de California. Justin Amash, un representante de Michigan que fue republicano hasta 2019 y que ahora representa al Partido Libertario, también votó a favor del proyecto de ley.

Una razón por la que el proyecto de ley probablemente no ganó más apoyo republicano es por su enfoque en la justicia social. La Ley MORE añadiría un impuesto a la venta de cannabis para beneficiar a las comunidades que fueron blanco de la desastrosa “guerra contra las drogas” (una de las muchas guerras innecesarias que este país ha estropeado totalmente). También eliminaría las condenas no violentas a la cannabis.

“Prefiero que mi reforma sobre la marihuana no se vea inmersa en una política de reparaciones, francamente”, dijo Gaetz al New York Times a principios de esta semana, continuando la tradición de la era Trump de decir la parte tranquila en voz alta. “Si Pelosi se tomara en serio la reforma de la marihuana, votaríamos la Ley de los Estados, que sería aprobada por el Senado y convertida en ley”. El Acta de los Estados, un proyecto de ley bipartidista introducido en la Cámara y el Senado en 2018, eliminaría el cannabis de la lista de sustancias controladas sin abordar cómo la guerra contra las drogas diezmó las comunidades de color.

“Los republicanos no se oponen intrínsecamente a la reforma”, dijo Don Young a Intelligencer por correo electrónico. “Francamente, creo que los demócratas hicieron esto para apaciguar a los de línea dura que no estaban interesados en abordar el tema a menos que obtuvieran un proyecto de ley expansivo con todas las disposiciones que querían … Soy un representante que toma una victoria cuando puedo conseguir una, incluso si es más incremental de lo que me gusta, y luego vuelvo y lucho por más. Los demócratas de la Cámara muy bien podrían haber conseguido más apoyo republicano si no hubieran jugado a la política y mantenido las cosas más simples.”

En una era política en la que el compromiso se ha convertido en una palabra sucia, no es sorprendente que los Demócratas presenten un proyecto de ley idealista que no tiene oportunidad de convertirse en ley, y que los Republicanos tampoco se dobleguen. “Claro, actualmente tienes la mayoría en la Cámara y puedes aprobar lo que quieras,” comentó Young, “pero ten en cuenta que si no es bipartidista, simplemente va y muere en el Senado. Y así como así, vuelves al punto de partida”.

Parece inevitable que los republicanos eventualmente se den cuenta de todo el asunto de la hierba legal. En las elecciones de 2020, tres estados sólidamente rojos votaron a favor de la marihuana legal: Mississippi votó para legalizarla médicamente; Montana votó para legalizar el uso recreativo; y Dakota del Sur votó para legalizar tanto el uso médico como el recreativo. Rojo, azul o púrpura, el futuro de los EE.UU. se siente más verde que nunca.

El avance va por el negocio

Conocidos son los estadounidenses en lo que se refiere a la negación del ocio. Para ello son maestros de ver oportunidades e ir por ellas. Y eso ha mostrado el nuevo presidente del Comité Bancario del Senado de los Estados Unidos, quien podría dar nueva vida a la estancada reforma del banco de cannabis, incluso si los republicanos mantienen el control de la cámara alta cuando el próximo Congreso se reúna en enero.

La reforma de la banca del cannabis prepararía el camino para que los negocios de la marihuana tengan acceso a los servicios financieros tradicionales, lo que sería un cambio de juego para la industria. La mayoría de los negocios de marihuana tratan principalmente con dinero en efectivo; lo que trae mayores riesgos para los emprendedores y un límite a quien accede a estos productos.

Con ese fin, los funcionarios de la industria de la marihuana se sienten alentados por el hecho de que el probable presidente entrante del comité bancario del Senado, el republicano de Pensilvania Pat Toomey, esté abierto a una legislación que permita a las instituciones financieras atender a las empresas de MJ sin temor a represalias federales.

“Él proporciona un camino mucho más realista a través de ese comité que el que teníamos con (el actual presidente del Senado de Banca) Mike Crapo”, dijo David Mangone, director de política y asuntos gubernamentales de The Liaison Group, una firma de Washington DC que hace lobby para la National Cannabis Roundtable.

Crapo, un republicano de Idaho cuyo mandato está limitado como presidente de la comisión, celebró una audiencia sobre el acceso a la banca del cannabis pero tuvo problemas con la Ley de Banca SAFE que la Cámara de Representantes aprobó en 2019.

En un momento dado, Crapo estaba considerando algunas disposiciones onerosas como parte de una posible versión alternativa, como un límite de potencia del 2% de THC en los productos de cannabis para que las empresas pudieran tener acceso a los servicios financieros.

Toomey dijo a Politico la semana pasada que “simpatizaba con la idea de que las personas que están involucradas en (la) industria del cannabis – de manera totalmente legal, en el estado en el que operan – deberían poder tener servicios bancarios ordinarios”. Ese es mi punto de partida, y luego hay muchos detalles que resolver, pero estoy abierto a eso”.

El camino más fácil para la reforma de la banca del cannabis sería si los demócratas ganaran el control del Senado de los EE.UU. al ganar los dos escaños de la segunda vuelta del Senado de Georgia el 5 de enero. Pero no está claro si eso sucederá.

Publicidad

Si te gustó, te recomiendo leer:

Síguenos en

1,984FansMe gusta
476SeguidoresSeguir
300SeguidoresSeguir
Publicidad

También te podría interesar...

Evelyn Matthei quiere consultar a la gente si quiere legalizar la...

0
Se abre la campaña presidencial, a más de un año y medio del término del gobierno de Sebastián Piñera, y la marihuana ya aparece...

Cultura Cannábica

Snoop Dogg y Randy Orton se volaron juntos

0
A pesar de los efectos de la marihuana, Randy Orton confesó haber fumado por primera vez junto a Snoop Dogg en el evento más grande de la WWE. Su mejor pelea, dicen muchos.