Jueces estadounidenses: el olor a marihuana no justifica una medida intrusiva

Los jueces de la justicia norteamericana están modificando los requerimientos necesarios para que la policía entre a tu casa en búsqueda de drogas. Especialmente cuando se trata de una denuncia por "olor a marihuana".

Esta semana, dos jueces de los Estados de Massachusetts y Pensilvania dictaminaron que la policía ya no puede usar el olor de la cannabis sola como causa probable para un registro. Fallos que vendrían formando jurisprudencia para la formación de opinión en casos de drogas para los jueces a nivel nacional y en el medio de la legalización federal que vive el Estados Unidos.

En Massachusetts, la Corte Suprema de Justicia del estado (SJC) dictaminó que el olor de la cannabis -sin combustión- no constituye una causa probable para un registro. Este fallo se dictó en el caso de Gregory Long, que fue arrestado en 2017 y acusado de dirigir conjuntamente un cultivo ilegal de cannabis escondido en un almacén de Amherst.

En 2011, el SJC dictaminó que el olor de la marihuana quemada por sí solo no justificaba un registro del vehículo, y en 2014, el mismo tribunal dictaminó que el olor de la hierba sin quemar no justificaba un registro. Este año, la corte aclaró que el olor de la hierba quemada sólo justificaría un registro si había otras pruebas de que el conductor estaba bajo la influencia.

Después de hacer una redada en el cultivo ilegal, la policía acusó a Long de traficar más de 22 kilos de flores de marihuana. En su defensa, los abogados de Long argumentaron que la policía no tenía una forma legítima de identificar si “el olor que emanaba del almacén sin ventanas, de 11.000 pies cuadrados, de bloques de cemento era el producto del uso, posesión o cultivo legal de marihuana”, según el Boston Globe.

El tribunal estuvo de acuerdo con la defensa, dictaminando que “nuestros tribunales de apelación han sostenido consistentemente que el olor de la marihuana, quemada o no, sin más, es insuficiente para establecer la causa probable de que se esté cometiendo un delito“. Los jueces acordaron que todavía había una amplia causa para justificar el registro del almacén. La policía también observó cambios en el sistema de ventilación del almacén que coincidían con el cultivo de cannabis, y también descubrió que varios vehículos estacionados en el almacén estaban registrados a nombre de ex delincuentes de cannabis. Por estas razones, el tribunal confirmó la condena de Long.

A 600 km de lejanía

Un juez de Pensilvania dictó un fallo similar en el caso de Timothy Barr, un joven de 27 años que fue arrestado con marihuana y un arma cargada durante una parada de tráfico. Al hacer la parada de tráfico rutinaria, la policía dijo que olían un fuerte olor a marihuana, lo que les daba el derecho legal de registrar el coche. Barr mostró su tarjeta de marihuana medicinal, demostrando que tenía el derecho legal de poseer cannabis, pero la policía procedió a registrarlo de todas formas.

María Dantos, una jueza del condado de Lehigh, dictaminó que las pruebas en este caso no eran permisibles en el tribunal, ya que “el olor de la marihuana ya no es per se indicativo de un delito”, según informó la Associated Press. El abogado defensor Joshua Karoly cree que este fallo también sentará un precedente contra el uso del olor a hierba como causa probable. “Este caso pondrá en evidencia la doctrina del olor a hierba en Pennsylvania, que la policía utiliza con demasiada frecuencia para invadir la privacidad de los ciudadanos”, sentenció.

En Chile las policías siguen realizando estos procedimientos así, más allá de investigar la existencia de algún tipo de tráfico.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.