Colorado: una mirada a seis años de su avance en la legalización

Han pasado seis años desde la legalización de la marihuana en Colorado, bajo una norma regulatoria que deja al libre mercado su producción, pero con una fuerte regulación fiscal. Esta es la retrospectiva de la primera legalización en Estados Unidos.

Mucho se habla de las distintas experiencias que han surgido en el mundo para regular la marihuana. Bajo distintas regulaciones y modelos, las alternativas a la llamada guerra contra las drogas. Especialmente cuando una de las políticas más vanguardista viene del país promotor de esta guerra: Estados Unidos.

Colorado se trata del primer experimento de la nación norteamericana en búsqueda de una alternativa a la guerra a las drogas; mejorando la salud, la política, la cultura rural y la justicia penal de maneras sorprendentes. A modo de ejemplo, sólo durante el mes de agosto, Colorado recibió $218,6 millones de dólares en impuestos por marihuana.

La política de Colorado ha sido alabada por muchos, llevando la vanguardia en la regulación de la cannabis a nivel mundial. Sus altas recaudaciones han nutrido al sistema educacional y de salud mental con las herramientas para combatir los problema de adicción en el Estado.

Aunque no todo es tan bueno. Desde que las ventas recreativas comenzaron en 2014, más gente está visitando las salas de emergencia por problemas relacionados con la marihuana, y los hospitales informan de mayores tasas de casos de salud mental relacionados con la marihuana. Y mientras que los cargos criminales por posesión de marihuana se han desplomado, la división racial en los arrestos por drogas ha persistido. Las cifras estatales muestran que los afroamericanos de Colorado siguen siendo arrestados por cargos de marihuana casi el doble que los blancos.

De hecho, según el New York Times, muchos médicos, educadores y funcionarios estatales han estado particularmente preocupados por los efectos de la legalización en la juventud de Colorado. Los primeros efectos se ven en el leve aumento en muertos por conducir estando bajo efectos de la cannabis.

El actual gobernador, Jared Polis, es un fanático de la marihuana. Sólo en 2019 pasó una media docena de leyes sobre la marihuana que estaban en la lista de deseos de la industria del cannabis. Más que un fanático de la marihuana, es un fanático de la industria de la marihuana.

Aprobaron servicios de entrega de marihuana, casi viendo lo que podría pasar con el Covid-19. También empezaron a aceptar inversiones desde fuera del estado y compañías de cannabis que cotizan en bolsa. Salones de marihuana -llamados oficialmente “establecimientos de hospitalidad de marihuana”- que podrían permitir el consumo y estar exentos de las leyes de aire limpio en interiores del estado.

Las leyes fueron sólo un signo de la creciente influencia política de una industria que hace $1.5 mil millones de dólares en ventas anuales aquí. El gobernador hizo campaña para apoyar la marihuana. Para su asesor en materia de cannabis, no eligió un tipo de policía o un funcionario de salud pública, sino un antiguo propietario de un dispensario de Denver que había dirigido un negocio de consultoría en materia de marihuana.

Publicidad

Si te gustó, te recomiendo leer:

Síguenos en

1,984FansMe gusta
476SeguidoresSeguir
300SeguidoresSeguir
Publicidad

También te podría interesar...

El parlamento alemán rechaza la cannabis recreativa

0
El rechazo para el consumo para adultos "estrictamente controlado" es un fuerte revés para los esfuerzos de reforma de la marihuana recreativa en ese país.

Cultura Cannábica

Snoop Dogg y Randy Orton se volaron juntos

0
A pesar de los efectos de la marihuana, Randy Orton confesó haber fumado por primera vez junto a Snoop Dogg en el evento más grande de la WWE. Su mejor pelea, dicen muchos.