¿Cómo germinar tu semilla y no morir en el intento?

Germinar tu semilla puede transformarse en todo un problema si no cumples con algunos estándares. Aquí te aconsejamos algunas cosas básicas para que no falles.

La germinación es el punto de partida de toda planta. Esta fase vital del ciclo de cultivo no recibe tanta atención como las fases más largas de vegetación y floración. Y claro, la rosa es bonita florecida no en su estado de semilla. Sin embargo, sin cumplir esta etapa, puede que te quedes sin nada de lo bonito que quieres. Algunos cultivadores pueden pensar que la germinación es tan sencilla como echar unas cuantas semillas en un medio de cultivo y esperar varios días. Aunque en algunos casos esto puede funcionar, hay numerosos métodos y enfoques que se pueden utilizar para aumentar la probabilidad de una germinación exitosa.

Cada semilla es efectivamente un pequeño paquete de material genético producto de la reproducción de la planta. Estos pequeños recipientes están diseñados para ser dispersados por diversos medios, como el viento y la ingestión/excreción de animales. Si tiene suerte, una semilla será transportada a un entorno que desencadene el proceso de germinación. Entre estos factores ambientales vitales se encuentran la temperatura, el agua y la profundidad a la que se entierran las semillas en el suelo. Por supuesto, estos factores pueden ser simulados y optimizados por los cultivadores modernos para maximizar las posibilidades de germinación.

Viabilidad de la semilla y el ambiente

Así que, si la germinación puede producirse tan fácilmente en la naturaleza, debe ser sencillo hacerlo en el interior, ¿verdad? Absolutamente, pero sólo si se recrean las condiciones ideales. Pero incluso si las condiciones son perfectas, si una semilla no es viable, no germinará. Antes de intentar germinar las semillas, es aconsejable realizar varias pruebas sencillas para determinar su viabilidad, de modo que no pierdas tiempo ni energía.

Si después de analizar el aspecto y la dureza de sus semillas aún no está seguro de su calidad, es hora de ponerse la bata de laboratorio y las gafas, porque nos ponemos ‘tellible’ científicos. Bueno, no del todo. Esta prueba es muy fácil y sólo tiene dos resultados posibles. Llena un vaso o un tarro de cristal con agua (preferiblemente de manantial o destilada) y coloca tus semillas en la superficie. Este método, sencillo y económico, es una forma estupenda de distinguir la buena genética de la mala; se hundirán o nadarán, literalmente. Las semillas que permanecen flotando en la superficie son, probablemente, de mala calidad y deben desecharse. Las semillas que se hunden en el fondo como una bala de cañón botánica son probablemente sanas y deben germinarse.

Sin embargo, hay que tener un poco de paciencia al realizar la prueba de flotación, ya que los resultados no se ven inmediatamente. Habrá que esperar aproximadamente 1-2 horas antes de confirmar los resultados.

Otra cosa que hay que tener en cuenta antes de germinar las semillas, y por tanto de dar a luz a tus plantas, es el entorno al que van a estar sometidas. Intenta mantener la zona a 22-25°C con una humedad relativa del 70-90%. Este clima se puede mantener fácilmente con un armario de cultivo o una cámara de propagación. Puedes utilizar humidificadores para mantener una humedad alta y un calefactor o ventilador para subir o bajar la temperatura. Utilice un higrómetro para obtener lecturas constantes de la temperatura y la humedad.

Los métodos más clásicos para germinar

Una forma de germinar las semillas es directamente en el medio de cultivo elegido. Ya sea una maceta grande o directamente en un lecho de jardín. Las semillas de cannabis están preparadas para hacer esto, después de todo, es como han conseguido sobrevivir en la naturaleza. La ventaja de germinar directamente en el contenedor final es que se evita el estrés que supone trasplantar las plántulas a macetas cada vez más grandes, un proceso que puede ralentizar el crecimiento y dañar las raíces.

El inconveniente de sembrar las semillas directamente en el medio de cultivo definitivo es que esta termine pudriéndose o no germinando. Las razones pueden ser por el riego o nutrientes de la tierra en exceso en las primeras etapas de vida. Esto puede saturar el suelo y dificultar que las pequeñas raíces penetren más profundamente y se establezcan por completo. En el mejor de los casos, puede provocar un crecimiento atrofiado y la putrefacción de las raíces.

El uso de una toalla de papel es un método humilde pero muy eficaz para germinar semillas. Los jardineros utilizan este método para germinar con éxito las semillas de casi todas las especies de plantas. Para llevar a cabo el método de la toalla de papel, necesitarás algunas toallas de papel sin blanquear, agua limpia, dos platos hondos o grandes, un lugar templado y oscuro para guardar tus semillas.

Coloca tres toallas de papel en uno de los platos y rocíalas con agua ligeramente. Luego, toma las semillas y déjalas en la toallas de papel humedecidas, dejando un espacio adecuado entre ellas. Recuerda que estas crecen enraizándose, por lo que las raíces pueden unirse si están muy cerca. Tras dejar todo en orden, añade otra capa de tres toallas de papel encima y rocía de la misma manera que antes. Coloca el otro plato encima para que sirva de tapa que atrape la humedad y la mantenga. Tienes que dejar este plato en un lugar oscuro, templado. Si queda en un lugar frío pueden terminar creciendo hongos. Un clóset cerca de una fuente de calor funcionará muy bien. También puedes colocar una alfombra calefactora debajo de la placa inferior para conseguir un clima ideal.

La velocidad de germinación dependerá de la cepa que hayas decidido cultivar. Algunas cepas comenzarán a desarrollar una raíz en 24 horas, mientras que otras tardarán unos días. Comprueba tus semillas al día siguiente para ver su progreso y que las toallas siguen estando bien húmedas. Cuando empieces a ver el contorno de las raíces pivotantes en la toalla de papel, es el momento de trasplantar la semilla germinada a una maceta. Haz un agujero de aproximadamente 1 cm de profundidad en el medio de cultivo y coloca la semilla dentro con la raíz hacia abajo. Riega ligeramente la tierra y espera a que surja el brote verde.

El Jiffy o las bandejas

Menos caseros, está la opción de los Jiffy o los tapones de cultivo. Populares entre expertos, son una forma estupenda de germinar semillas, porque entrega más y mejores nutrientes a la semilla desde su comienzo. Suelen venir empaquetados en una bandeja que permite a los cultivadores ahorrar espacio y mantener todas sus semillas germinadas bien organizadas. Los tapones de cultivo vienen pre-humedecidos y sólo requieren que el cultivador deje caer las semillas dentro de los agujeros ya hechos. Las macetas Jiffy se fabrican con tierra seca y deben hidratarse antes de su uso.

Para utilizar los tapones de cultivo o las macetas Jiffy, basta con colocar las semillas en los agujeros de la parte superior y ayudarlas a introducirse con una brocheta de madera. Cubre las bandejas y colócalas en un entorno cálido o encima de una esterilla térmica. Una gran ventaja de estos métodos es que los tapones/macetas pueden plantarse directamente en un recipiente más grande o en el suelo. Esto ayuda a mantener las raíces intactas y reduce el estrés de la planta.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.