Seth Rogen: “¿Si alguien no quiere fumar hierba? Genial. No lo prohíban a todos”

Seth Rogen sigue publicitando la entrada de su tienda de marihuana a Estados Unidos. Ahora, la noticia fue por el nivel utilitario que le entregó a la cannabis.

Seth Rogen está en fuego promocionando la entrada de su marca de marihuana a California. Tanto que en una entrevisto llegó a comparar fumar hierba con llevar un par de zapatos y, claro, defender el consumo de cannabis.

Es sólo una herramienta que utilizamos para hacer nuestra experiencia más agradable, y algunas personas necesitan esas herramientas mucho más que otras. Para mí es como los zapatos. Para ti puede ser como unas gafas de sol. No todo el mundo es igual”, dijo Rogen.

El actor de 39 años se muestra abierto sobre su consumo de marihuana, y ha comparado su afición a la hierba con el uso de zapatos. “¿Si alguien no necesita fumar hierba? Genial. No lo prohíban a todos. Es lo mismo que si alguien me dice que no lleva gafas. ‘¡Mazel tov! Tú no llevas gafas. Yo sí‘”.

Seth empezó a consumir hierba para frenar los efectos secundarios de su trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Su padre, Mark, dijo: “Lo teníamos con una dieta estricta que lo ayudaba a mantener el equilibrio, pero no era al cien por cien. La marihuana finalmente hizo que sus células se relajaran”.

Seth -cuyos éxitos cinematográficos incluyen ‘Superbad’, ‘Knocked Up’ y ‘This Is the End’ – piensa que el mundo es un lugar “muy aterrador”. Y el actor cree que las películas sobre ser joven y la cultura juvenil son “muy fértiles para las buenas historias”. Lo dijo a la revista del New York Times: “Esa época de tu vida es muy fértil para las buenas historias en el sentido de las lecciones aprendidas, las cosas que son formativas para ti, las cosas en las que pensaste una cosa y luego pensaste otra“.

“El mundo es muy aterrador y caótico, y la juventud es el momento de la vida de la gente en el que se necesita más organización. Es la parte menos reconciliada de la vida de mucha gente: ¿Qué hago con esto?”.

LA CUARENTENA DE ROGEN

En la cuarentena, como una especie de ejercicio de unión, Point Grey creó un club de cine virtual para sus 13 empleados. En ocasiones, los propios directores y actores se unían a las videollamadas para hablar de las películas en las que habían trabajado: Amy Heckerling (que habló sobre la realización de “Clueless”), James L. Brooks (“Terms of Endearment”), Keanu Reeves (“The Matrix”) y Nancy Meyers, entre otros. Una semana, Alfonso Cuarón apareció para hablar de “Y tu mamá también”, y algo de lo que dijo se alojó en la cabeza de Rogen. “Habló de hacer esa película después de haber hecho algunas películas de grandes estudios”, recuerda Rogen. “Y dijo: ‘Con esta, queríamos hacer la película que habríamos hecho incluso antes de ir a la escuela de cine, como si no supiéramos nada. Cualquier idea que tuviéramos, la haríamos, aunque pareciera una locura o una estupidez o una pretensión o lo que fuera. No pensábamos en: “Oh, ya se ha hecho, o la gente lo odiará, o es demasiado raro”.

Rogen se puso en contacto con antiguos compañeros de clase, con algunos de los cuales no había hablado en años, pidiéndoles permiso para utilizar sus nombres en el libro, y también para sus propios recuerdos. “Este tipo, Saul Moscovich, que es el primero con el que fumé hierba, no he hablado con él desde que tenía 17 años”, dijo Rogen, “pero fue divertido conocer su perspectiva sobre la primera vez que nos drogamos en el barranco que hay detrás de nuestra escuela”.

La adolescencia de Rogen en Vancouver fue, según cuenta, esencialmente sin problemas; en “Yearbook” comenta que su vida ha sido relativamente escasa en cuanto a adversidades y, afortunadamente, no ha estado marcada por la tragedia. Cuando crecía, dice Rogen, su familia “no tenía mucho dinero”. Esto parece haberle molestado más de lo que le molestó a sus padres, a quienes Rogen describe como “socialistas judíos radicales” decididamente antirreglamentarios. Su madre, Sandy, trabajó como cajera y más tarde como trabajadora social. Como parte de su trabajo de promoción estudiantil en un colegio comunitario local, Mark abrió una sala de juegos, firmando palas de tenis de mesa; más tarde trabajó para organizaciones sin ánimo de lucro. (Rogen tiene una hermana mayor, Danya, que ahora también es trabajadora social).

Comentarios

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí