Récord en Estados Unidos: Más venta legal, menos tráfico ilegal

Un reporte de la DEA mostró que los decomisos de marihuana bajaron en un 80% en la última década. Mientras que el año pasado se vieron ganancias históricas en el mercado legal.

El 2020 no golpeó el rubro legal de la marihuana. De hecho, los cierres de fronteras y el avance en la comercialización legal ha beneficiado a usuarios y autoridades, quienes han visto mejorar la calidad de su fruta y aumentar la recaudación fiscal de sus Estados.

Según datos publicados por BDSA, una plataforma especializada en el mercado del cannabis, EE. UU. rompió récord en venta de marihuana durante 2020. Esto se da pese a los altibajos en el comercio de la planta durante la pandemia que ocasionó el cierre en regiones donde ya de por sí era legal.

Como industria, el cannabis tuvo que sortear una serie de contratiempos ante la pandemia, sobre todo, de tipo logístico con las entregas. Por ello, requirió de un estricto sistema de protocolos. Pese a estas condiciones, el incremento en las ventas de marihuana en Estados Unidos siguió y las ganancias alcanzaron los 17.5 mil millones de dólares a finales de 2020.

La mayor parte del crecimiento en las ventas provino de los mercados de cannabis recreativo, especialmente de los maduros como el de Colorado, que aumentó 26 % hasta alcanzar ingresos por 2.2 mil millones de dólares, y Oregón, con ganancias que llegaron a los 1.1 mil millones, con un aumento del 29 % con respecto a 2019.

La caída del crimen y mercado ilegal

En el medio de este auspicioso contexto, la DEA publicó su Evaluación Nacional de la Amenaza de las Drogas 2020, y el informe está lleno de estadísticas sobre las adicciones ilegales más populares de los Estados Unidos, las nuevas tendencias de las sustancias tóxicas y el comercio exterior, es decir, las organizaciones criminales transnacionales de México, la República Dominicana, China y otros países.

El informe señala que México sigue siendo el mayor importador de la droga número uno de Estados Unidos, con productos desde la marihuana hasta la metanfetamina y la heroína. Pero, en cuanto al cannabis, el informe dice que la hierba mexicana en Estados Unidos “ha sido suplantada en gran medida por la marihuana de producción nacional“.

Como prueba, la DEA explica que las incautaciones de marihuana impulsadas por la agencia a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México han disminuido en más del 80% desde 2013. El año 2009 fue el punto álgido de las incautaciones en la frontera suroeste, cuando la agencia incautó cerca de 1,3 millones de kilogramos.

“El consumo doméstico de marihuana sigue siendo elevado y es probable que aumente a medida que continúe la legalización estatal y siga disminuyendo la percepción de riesgo por parte de los potenciales consumidores”, advierte el informe.

Pero mientras la DEA sigue dando a entender que el cannabis es riesgoso, los reportes de consumo de cannabinoides sintéticos bajaron un 21 por ciento entre 2018 y 2019. Ha habido una caída del 85 por ciento en las llamadas a los centros de intoxicación sobre personas que han tomado cannabinoides sintéticos desde 2015.

Ahora que México está en camino de legalizar a nivel federal el cannabis recreativo (ya ha regulado el uso medicinal de la droga), los defensores de la regulación de las drogas han dado la alarma de que las corporaciones cannábicas estadounidenses y canadienses están ejerciendo una influencia indebida en la forma de la legalización que se avecina.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí