Nueva Jersey legalizó la marihuana, pero todavía falta para poder consumirla

La legislación firmada el lunes despenaliza el consumo o la posesión de hasta seis onzas de cannabis, poniendo fin a una era de detenciones desproporcionadas, especialmente en las comunidades de color.

Después de años de falsos comienzos e intentos fallidos, el gobernador Philip D. Murphy firmó el lunes tres proyectos de ley que permiten y regulan efectivamente el uso de la marihuana recreativa en Nueva Jersey, convirtiéndolo en el estado más poblado del noreste en legalizar completamente la droga.

Nueva Jersey es ahora uno de los 14 estados que legalizan el uso recreativo del cannabis para los adultos mayores de 21 años, al tiempo que suavizan varias penas por posesión de menores de edad y permiten la creación de un mercado regulado que podría proporcionar un bienvenido impulso a la economía del estado mientras se recupera de la pandemia.

“Nuestras actuales leyes de prohibición de la marihuana han fallado en todas las pruebas de justicia social”, dijo Murphy en una declaración el lunes. “Mantener un statu quo que permite que decenas de miles, desproporcionadamente personas de color, sean arrestadas en Nueva Jersey cada año por delitos de drogas de bajo nivel es injusto e indefendible”.

Murphy defendió la legalización de la marihuana para uso recreativo ya en 2016 durante su campaña para gobernador. Pero esos esfuerzos no lograron reunir suficiente apoyo entre los legisladores.

En Nueva Jersey, se espera que la nueva industria genere alrededor de 126 millones de dólares al año en ingresos para el estado una vez que se cree el mercado potencialmente sirviendo como un motivador para el progreso rápido ya que el estado lucha para llenar los agujeros fiscales durante la pandemia. Murphy dijo el lunes que el mercado “empezará a tomar forma” en los próximos meses.

El camino y sus retrasos

En Massachusetts, transcurrieron dos años entre la aprobación por parte de los votantes del uso no médico de la marihuana y la puesta en marcha de los primeros dispensarios del estado.

En noviembre, los votantes aprobaron, por un margen aproximado de 2 a 1, una enmienda constitucional para legalizar el cannabis en el estado, lo que aumentó la presión sobre estados vecinos como Nueva York y Pensilvania para que adoptaran medidas similares. Sin embargo, los funcionarios del estado todavía tienen que debatir varios detalles en torno a la implementación, incluidas las normas relacionadas con la regulación y las pruebas del cannabis, cómo se emitirían las licencias y cómo se penalizaría a los consumidores de marihuana menores de 21 años.

En los meses transcurridos entre la aprobación en noviembre y la firma del lunes, la policía de todo el estado presentó miles de cargos por posesión menor de cannabis. Las directrices emitidas por el fiscal general de Nueva Jersey habían ordenado a los fiscales que suspendieran los casos relacionados con ciertos cargos de posesión de marihuana mientras se desarrollaba el proceso legislativo.

Aunque seguirá siendo difícil comprar legalmente marihuana recreativa hasta que el estado autorice sus primeros dispensarios, algunos partidarios vieron la firma del proyecto de ley del lunes como un punto de inflexión simbólico tras una era de disparidades raciales en la aplicación de la ley. Los residentes negros de Nueva Jersey tenían más del triple de probabilidades que los blancos de ser acusados de posesión de marihuana, a pesar de que los índices de consumo eran similares.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí