Las dudas sobre el presidente de Curaleaf y sus conexiones con Rusia

Curaleaf, una empresa americana pero que transa en la bolsa canadiense, podría tener un valor de 75.000 millones de dólares en 2030. Actualmente supera los 3.5 mil millones. Pero su presidente, Boris Jordan, nacido en EE.UU., se enfrenta a preguntas sobre sus dos décadas de relaciones con Rusia.

Comparte esta nota ->

El conflicto entre rusia y ucrania podría haber llegado al ámbito de la cannabis. Dependerá de lo que hagan las autoridades del occidente al analizar la información dada a conocer por el Guardian, que vincula a un conocido empresario estadounidense y activo en la industria de la marihuana norteamericana con Rusia. Se trata de Boris Jordan, quien el periódico británico conecta con el empresariado ruso.

Todo comenzó mientras los proyectiles rusos caían sobre la población civil en Kiev y Kharkiv el 24 de febrero, cuando un usuario de Twitter inició el rumor de que Curaleaf -una de las empresas de cannabis más grandes del mundo, con un valor de 4.220 millones de dólares y con operaciones en 23 estados de EE.UU. y varios países- estaba a punto de ser sancionada ya que su presidente y su principal inversor habían hecho fortuna en la Rusia de Putin.

No era cierto. Ni el hombre ni Curaleaf han sido sancionados, y todos han negado estridentemente cualquier asociación actual o en curso con el Estado ruso. Sin embargo, hay una conexión innegable con el país.

Boris Jordan, el presidente de la compañía, nacido en Estados Unidos, pasó la mayor parte de dos décadas en Rusia, desde principios de los años 90, donde se ganó la reputación de ser el banquero de inversiones extranjeras más destacado del país y, según admite, “tuvo una vez una estrecha relación con Putin”, que asumió la presidencia rusa de manos de Boris Yeltsin el 31 de diciembre de 1999. Tras las elecciones de 2004, la relación se estropeó, pero Jordan mantuvo su presencia en Rusia, dirigiendo una empresa de inversiones y presidiendo una compañía de seguros parcialmente respaldada por el magnate Roman Abramovich, ahora sancionado. Jordan sacó a bolsa la compañía de seguros el año pasado.

Andrey Blokh, con doble nacionalidad moscovita y antiguo socio de Roman Abramovich, es el segundo accionista más importante de Curaleaf, según los archivos de divulgación disponibles. (En el punto álgido del precio de las acciones de Curaleaf, sus participaciones convirtieron a estos hombres en multimillonarios de papel. Incluso después de que las acciones de la empresa se desplomaran más del 60%, entre febrero de 2021 y la actualidad, las participaciones de Jordan en Curaleaf siguen valiendo 900 millones de dólares y las de Blokh 760 millones).

Antes de formar empresas en 2014 que se introdujeron en la industria del cannabis en Las Vegas -firmas que Curaleaf adquirió en 2017-, Blokh se asoció con Abramovich en varios negocios, incluida la compra en 1998 de Sibneft, una importante empresa petrolera. Abramovich admitió más tarde que la subasta de Sibneft estaba amañada. No hay indicios de que Blokh estuviera tan implicado.

Con licencias en todo el país, Curaleaf está en posición de comerse una parte del león del mercado estadounidense del cannabis, que se calcula que crecerá hasta los 75.000 millones de dólares en 2030. Sin embargo, las fuentes de su capital no se han analizado con detenimiento.

Sus nexos oligarcas

Según Louise Shelley, fundadora y directora ejecutiva del Centro de Terrorismo, Delincuencia Transnacional y Corrupción y experta en el flujo de capitales en y desde Rusia, hay motivos para mirar con lupa cualquier negocio con vínculos financieros históricos con el dinero ruso. En términos generales, Shelley, profesor de la Universidad George Mason de Washington DC, dijo: “Nadie ha hecho dinero en Rusia sin, como mínimo, un acuerdo o un acomodo con el Kremlin”.

Las realidades políticas en Rusia califican las fortunas adquiridas y mantenidas desde el ascenso de Putin al poder como lo que Shelley llama “capital oligárquico”. Se trata de dinero en efectivo que fluye desde Rusia con la aprobación del gobierno -y, en algunos casos, con un recorte gubernamental- hacia bancos occidentales y vehículos de inversión con sede en países con estado de derecho.

Mientras que las empresas occidentales que hacen negocios en Rusia -y los espectáculos públicos como la confiscación de los yates de lujo de los oligarcas sancionados- han captado la atención pública, dice Shelley, el movimiento histórico del capital oligárquico hacia Estados Unidos, el Reino Unido y otras democracias occidentales ha recibido menos escrutinio.

Esta es una crítica que puede aplicarse tanto a Curaleaf como a cualquier otra empresa estadounidense e internacional.

Otros expertos en Rusia y la cleptocracia adoptan una línea más suave que Shelley. “Me parece difícil perseguir a gente como [Jordan]”, dijo Anders Åslund, economista, ex asesor de Boris Yeltsin y del ex presidente ucraniano Leonid Kuchma, y autor del libro Russia’s Crony Capitalism: De la economía de mercado a la cleptocracia.

Aunque Jordan se ganó la reputación de ser “la cara fea del capitalismo occidental en Rusia en la década de 1990” y fue ciertamente activo políticamente en el primer mandato de Putin – “Lo que hizo para Putin con [el canal de televisión] NTV en 2000 y 2001 fue feo”, dijo Åslund-, Jordan ha mantenido desde entonces un perfil más bajo, manteniéndose alejado de la política y de industrias sensibles como el petróleo y el gas, los metales preciosos y la defensa. Y aunque es más probable que magnates más ricos o prominentes hayan sido influenciados por el gobierno de alguna manera, la fortuna de Jordan puede haber sido lo suficientemente pequeña como para permanecer bajo el radar del Kremlin, añadió Åslund.

¿De dónde nace su riqueza?

Según Forbes, Jordan es un multimillonario “hecho a sí mismo” que “se inició en la inversión” en Moscú en la década de 1990. Blokh, cuya riqueza Forbes estimó en 1.900 millones de dólares en 2021, salió de la lista de multimillonarios este año, pero la revista describió su fortuna como también “hecha por él mismo”, señalando su mandato como presidente de Sibneft -una importante empresa petrolera que Abramovich revendió al gobierno ruso en 2005 por más de 50 veces su precio de venta en 1995- y su papel en la consolidación de la industria láctea rusa bajo la marca Unimilk, que luego fue vendida al conglomerado francés Danone en 2010.

Aunque Forbes no identifica las fuentes de riqueza de los dos hombres más allá de sus intereses empresariales en Rusia y sus más recientes aventuras con el cannabis, Victoria McEvedy, abogada de Jordan en Londres, identificó “importantes intereses empresariales fuera de Rusia”, incluyendo la consolidación de Telecity, un centro de datos europeo, y empresas energéticas activas en los campos petrolíferos de Bakken en Canadá. “En conjunto, los activos estadounidenses, canadienses y europeos representan más del 80% de la cartera actual del señor Jordan”, afirmó McEvedy.

Shelley no tiene ninguna información privilegiada o privilegiada sobre Jordan, Blokh o Curaleaf en este contexto. Más bien, dice, su crítica se aplica a un patrón general, y subraya que la conciencia pública del fenómeno más amplio, así como el examen de los diversos flujos de acuerdos son de interés público.

Jordan y Curaleaf declinaron ser entrevistados para este artículo. En una respuesta escrita a las preguntas enviadas a Curaleaf, McEvedy rechazó el escrutinio del CV de Jordan como “una amplia expedición de pesca”.

Related Posts

Los radiografía a la industria cannábica en Uruguay, después de 5 años de legalización

Lo que todos decían que iba a ser caótico, tenían algo de razón. No todo iba a ser liso como una carnecita al horno, pero la legalización estatal propuesta en Uruguay nos deja muchos resultados positivos y otras por mejorar.

Marihuana al velador: Efectos de la cannabis en el sexo

Sexo y drogas siempre han venido de la mano. Nunca antes como lo que se está viviendo hoy, que el uso recreacional de algunas drogas se han puesto de moda.

¿Cómo limpiar tu bong o pipa de silicona?

No importa cuál sea su marca, las pipas de silicona se han convertido en lo más popular hoy. Aquí tendrás tips sobre su mantenimiento para su uso prolongado.

El 44% de las mujeres reclusas en cárceles chilenas cumple tiempo por Ley de Drogas

La mayor parte de las mujeres apresadas en Chile lo hace por la Ley de Drogas. Así lo asegura información de Gendarmería a la que LMJ tuvo acceso a través de transparencia.

DART: El hitter de este siglo

Los hitters siempre han sido buena opción para fumar con discreción, portabilidad y conservación. Es perfecta para la microdosis y proporciona una experiencia única de fumar.

¿Cómo limpiar tu bong y pipa?

Todos hemos estado allí, viendo tu pipa de cristal oscura y lejos de ser inodora. Además, cada golpe rasca la garganta. Es hora de una gran limpieza. ¡Tus pulmones te lo agradecerán!
Publicidadspot_img